Esta es una genial idea que se le ocurrió a un fabricante de focos y lámparas.

La firma, ubicada en Rusia, descubrió que sus productos, puestos al revés de como todo mundo lo hace, tienen el aspecto de frutas, por lo que para promover su línea ecológica y sustentable decidieron darles un enfoque más “natural”.

Una clara muestra de como con un poco de ingenio se puede revolucionar algo muy común.