La redacción del texto en tu empaque debe de decirle al consumidor potencial qué es exactamente y porque quieren comprarlo.

Es así de sencillo, aunque algunas veces pensemos que nuestro producto debe de estar cubierto de textos, imágenes, gráficos y tipografía micrométrica.

¡No satures tu producto con mucho texto o con un diseño demasiado complicado o elaborado!

Recuerda, son unos pocos segundos los que dispones para “enamorarlo”, ¡aprovéchalos de la mejor manera!